Impregnemos agosto de caipiriñas y la samba que le faltó a la inauguración de los Juegos Olímpicos con esta selección semanal de las películas más importantes del gigante latinoamericano, cuyas obras cinematográficas se han ganado el reconocimiento y respeto de la comunidad artística internacional.

De líneas limpias e historias inquietantes, Brasil presenta producciones audiovisuales que mezclan la excelencia en ensamblaje y presentación con la energía pulsante que brota de su tierra como el cacao. El cine brasileño yuxtapone la ligereza de la personalidad nacional con una perenne y precaria línea que el país ha caminado desde sus inicios, todo envuelto en un paquete de sublime elaboración que organiza el ruido de la urbe en las notas de entrada de un bálsamo que suena a bossa.

Do Brasil para o mundo.

Cidade de Deus (2002)

Ciudade de Deus

Agosto gira en torno a Río, sus playas, su gente, y sus contradicciones, y abanderando esta última está la cinta de Fernando Meirelles y Katia Lund, que presentó una realidad tan inquietante como contrastante a lo que veíamos de Río de Janeiro en postales y que delimitaba con marcada frontera el concepto paradisíaco que reina en el imaginario colectivo.

Frente a favelas, armas y narcotráfico, injusticia social y la opresión asfixiante del sistema, no es difícil entender el porqué de los disturbios que agitaron a Río justo a las puertas del evento deportivo más importante del planeta.

Ciudad Brasil - tumblr_m1z425IxgH1qmr448o1_r1_500

Furiosa e inquieta, casi roñosa, Cidade de Deus, lanza uno tras otro escenarios cada vez más duros y bruscos, envolventes en su fuerza y de incómoda casualidad, cualidad lograda por Meirelles de forma magistral con un elenco enteramente oriundo de las mismas favelas presentes en el encuadre.

No es un trabajo reconfortante, pero sí conmovedor y emocional. El director toma una historia real y la lanza al mundo queriendo incomodar, casi burlón de la distancia de minutos entre su favela minada y las chicas de Ipanema.

Ciudad Brasil - newsize.jpg

Nominada a cuatro premios de la Academia en el 2004, continúa siendo una de las contribuciones al cine más importantes de Brasil y Latinoamérica entera.

Comentarios