Con el tiro de un cañón anunciaron el encendido del Faro, por primera vez en la historia los mares de Puerto Cabello estarían iluminados. Eran las 7 pm del día 18 de febrero de 1864, cuando los tripulantes de los buques anclados en el fondeadero vieron la luz dispensada desde la nueva torre, el suceso causó entusiasmo en la ciudad. Los habitantes exaltados, comentaban lo ocurrido. Puerto Cabello no contaba con una obra de envergadura nacional, y en ese momento con el farol era noticia en los periódicos del país.

“El Federalista” respecto a este acontecimiento refiere:

“Fue una sensación agradable. Parece que se miraba reflejar en viva luz que despedía el faro, un destello de esperanza, y la contemplábamos como iris de paz que asoma después de la tremenda guerra que por largos años ha devorado al país. La obra lujosamente acabada, evidenció la sapiencia de su constructor. La escalera del interior de la torre considerada una obra maestra del arte. El 18 de febrero será una fecha notable en los anales de Puerto Cabello, pues al fin ha visto realizada una obra que se creía imposible”

Ese día se ofreció un banquete

Chataing se mostró atento con los presentes, obsequiándoles cordialmente un ambigú (conjuntos de platos para el deguste). Varios de los invitados expresaron discursos en obsequio al acto. En el salón del banquete organizaron los pabellones de varias naciones extranjeras, presentes por la visita de cónsules y vicecónsules, como parte de la concurrencia y en señal de la relación que tenía la construcción del Faro para el comercio.

En aquel acto histórico estuvieron presentes los delegados de las legaciones consulares: Bello López representante de Italia, J. Castel, Luis Seidel vicecónsul de Inglaterra y de Francia, Federico Chartier, Miguel Alejandro Römer vicecónsul de Brasil, Rafael Calzadilla, Julio Sturup vicecónsul Dinamarca, Carlos G. Behn cónsul de Hamburgo, Juan M. Echeverria vicecónsul de España, Dr. Salvador Mandry, Federico W. Hagan, J. Anzoátegui, Luis Brandt, cónsul de Lubeck, A. Félix cónsul de Prusia, J. Garcés, Domingo Antonio Olavarria, hijo, Luis Iribarren, R.P Eskildsen.

Cabe destacar que las autoridades civiles y militares de la plaza no asistieron. Se supone, motivado a las discrepancias políticas, recién finalizaba la Guerra Federal y se efectuaban algunos cambios de autoridades. El 17 de octubre de 1863, se instaló un nuevo Concejo, presidido por Antonio Gelambi, dejando de un lado a sus anteriores integrantes: Sabas Antonio Páez (nieto del centauro del llano, nacido en Puerto Cabello), Gonzalo Cárdenas, Torrella y Martínez. Mientras José Ramón Matos, sustituyó a Cosme Perozo como jefe departamental de Puerto Cabello en febrero de 1864.

Comentarios