Elvis López estudió ciencias políticas en la Universidad de los Andes, recinto del que han egresado distintas figuras del gobierno nacional, además es sociólogo e investigador de historia. Militó en el M13 de la ULA, fue compañero de Nixon Moreno, Vilca Fernández, de la diputada Gaby Arellano y de muchos ministros del ejecutivo. Es apasionado por el baloncesto, lleva 10 años dedicándose a la docencia universitaria, colabora con la Academia de Historia del Estado Carabobo, ha publicado diversos trabajos en nuestra revista, y no deja de evaluar los eventos políticos desde la perspectiva crítica.

El panorama es negativo a corto plazo

— Estamos caminando hacia un cambio profundo, no solo de gobierno sino de sociedad, el panorama político y económico es negativo a corto plazo… en Venezuela no existe equilibrio de poderes, cualquier cosa puede ocurrir, porque lo económico está pasando por daños sin precedentes en la historia. Esto ni siquiera se compara a los momentos de la Guerra de Independencia y a los de la Guerra Federal, que son los que más daño causaron a nuestra economía y sociedad. El proceso de dialogo es positivo en toda sociedad democrática, pero nuestra realidad es otra; las dictaduras y los regímenes totalitarios no dialogan, ganan tiempo para perpetuarse cada vez más en el poder, y a este tipo de gestiones hay que sacarlas con acciones inteligentes, activas y contundentes.

Las elecciones no garantizan un ajuste económico

— Los políticos que opinan que las elecciones no son una prioridad, es porque electoralmente están mal. Los partidos oficialistas no se quieren contar en lo inmediato, buscan crear condiciones para contarse asegurando una victoria. Ellos en su discurso tratan de justificar la violación a la constitución y las leyes. Las elecciones por si solas no garantizan un ajuste económico, no obstante son un derecho que puede ayudar a aliviar las demandas, pues son catalizadoras. Las elecciones regionales deben ser el principio del fin de un gobierno deslegitimo de origen, pero todo es posible, la Asamblea Nacional significó mucho pero los partidos de oposición dañaron sus logros.

En cuanto a la renovación de los partidos políticos:

—La fuerza mayor que puede lograr el cambio es aquella que aglutinó la expresión genuina de 1810 o la de 1958. La suspensión de elecciones no es algo nuevo en estos 17 años, todo comenzó en el año 2000 con el famoso 28 de mayo. Luego lo han mantenido en instancias gremiales y universitarias. Ahora se nota evidente porque son elecciones nacionales como el referéndum y regionales como las de alcalde y gobernador.

La Asamblea Nacional no consigue como calar en la población

— La Asamblea Nacional no es un elemento de distracción, pero si hay partidos supuestamente de oposición que hacen el juego para distraer todo, eso es válido si la situación del país fuera otra, pero aquí los partidos no deben priorizar sus intereses ante los de una nación. La Asamblea está legislando, ese es su trabajo,  pero el resto de los poderes la han desdibujado, perdió fuerza y no consigue como calar en la población.

¿Es autónomo el CNE?

— El CNE constitucionalmente debe ser un órgano autónomo, sin embargo en los últimos 17 años ha obedecido al partido de Gobierno, incluso sus últimos rectores militan abiertamente en el PSUV, lo que es una violación. Desde luego todas las decisiones van en procura de darle legitimidad al gobierno, nada positivo porque desvirtúa a todas las normas… Lamentablemente hay partidos de oposición que aceptan esas condiciones, y la sociedad civil no termina de tomar iniciativas funcionales al respecto… Ante esta situación, en cualquier otra sociedad hubiesen intervenido los órganos del Gobierno, pero acá eso no existe, porque como mencionaba, no hay equilibro de poderes,  y cualquier cosa puede ocurrir…

Se está caminando hacia la vieja figura del Pacto de Punto Fijo

—El PSUV en su estructura de partido aplica elecciones hasta de quinto grado a través de elecciones de comité. Se alejan de las de primer grado. Su cuerpo político es un desorden ideológico. Además ellos no son autónomos en sus decisiones. Es público y notorio el tutelaje que reciben de Cuba. Y como sabrás, allá las elecciones existen bajo la figura de un solo partido, el comunista. Aquí se está caminando solapadamente en esa dirección. O en una vieja figura del Pacto de Punto Fijo. Nombran gobernadores desde la capital y estos a su vez lo hacen aguas abajo. Tan así que ya han cambiado 6 gobernadores a dedo… de hecho nunca hubo causas de desconexión con el electorado, porque el liderazgo recaía sobre Hugo Chávez; el resto de sus representantes no brillaban con luz propia, ellos lo saben, esta era su plataforma.

Comentarios