La Serie del Caribe 2018 tendrá lugar en México luego de la incertidumbre de que Venezuela, a quien le pertenece la casa por las condiciones establecidas de sede rotativa, pueda o no montar un evento de gran magnitud. La situación política–económica presenta un obstáculo a superar para la realización del certamen deportivo internacional, el clásico anual que reúne a los equipos campeones de las ligas invernales.

La Confederación del Caribe es un bloque que le brinda mayor protección a la hora de discutir convenios laborales y es la encargada de organizar la Serie del Caribe. Las circunstancias bajo las cuales se celebraron los primeros campeonatos eran de fervor y orgullo latino, por haber experimentado cambios radicales con la eliminación de las barreras raciales en las Ligas Mayores.

Quizás por ser la gran feria del Caribe, la competencia no posee gran ánimo de rivalidad, como puede sentirse en otras competencias, sino que conserva más bien un entorno para que sus participantes puedan compartir, como un espacio para que jugadores, managers y dirigentes interactúen amistosamente. La comunidad latina se caracteriza por la solidaridad, el compañerismo y el comportamiento festivo.

La Serie del Caribe también representa esfuerzo colectivo. Uno de los golpes más fuerte fue en 1960 cuando el líder de uno de los países fundadores, Cuba, prohibiera la empresa privada y por lo tanto, el béisbol profesional. Esta polémica incapacitó a la Confederación de realizar el torneo por 10 largos años. Para 1971, luego de varios intentos de interligas que resultaron un fracaso, se reanudó el campeonato.

Por parte de Venezuela, en el 2003 crisis política impidió la culminación del campeonato y por ende, la participación en el tradicional clásico. Actualmente las condiciones del campeonato no son las mejores para llevarse a cabo, de lo que deriva que su existencia sea un dilema. En la temporada pasada la asistencia fue menos del 50% y se presume que la temporada 2017-2018 sea menos de 25%. En este mismo orden de ideas, muchos periodistas se quejaron de las circunstancias en las que tuvieron que trabajar, señalando que las organizaciones no velaron por sus servicios correctamente.

Para el 2018, al inicio se aseguró que Barquisimeto sería la sede del campeonato caribeño pero a pesar de las dificultades que atraviesa, Venezuela no garantiza la seguridad ni los bienes para organizar la competencia. Por lo tanto, se descartó la posibilidad de realizarse este año y extiende el plazo hasta 2019.

La prensa vigiló las circunstancias de Venezuela para ser un destino oportuno. El Presidente del equipo Cardenales de Lara, conjunto designado para la logística, había señalado su preocupación por la disminución de divisas asignadas por el Gobierno, que no alcanzan para estructurar el equipo y adquirir la indumentaria necesaria.

Según la nota de prensa publicada por la página oficial del ente representativo del béisbol del Caribe, se decidió aprobar un nuevo ciclo para las sedes de las celebraciones de la serie. A pesar de no presentar las causas que llevaron a dicha decisión, la actual crisis de Venezuela es la mayor preocupación para los países que conformaron la convocatoria.

Aunque la decisión es dolorosa para los fanáticos y los ciudadanos de Barquisimeto que con mucha ilusión esperaban montar la fiesta, puesto que ya habían comenzado con las remodelaciones del Estadio Antonio Herrera Gutiérrez, de realizarse el evento, es un riesgo para las organizaciones caribeñas, que incluye a los países de Republica Dominicana, Puerto Rico, Cuba, México y sus respectivas fanaticadas que viajan para apoyar y disfrutar del enfrentamiento.

La Liga Mexicana del Pacifico designó de forma unánime al Estadio de los Charros de Jalisco como sede oficial para la Serie del Caribe en 2018, la cual fue el escenario la pasada celebración, que sin duda alguna fue un éxito de asistencia y a nivel empresarial por la alta presencia de patrocinantes, de la elite de la industria mexicana.

La elección de la Confederación del Caribe salvaguarda la seguridad de sus integrantes, mucho más que restarle oportunidades a Venezuela. Con mucho fervor deseamos que la Serie del Caribe 2018 en México sea un evento con gran brillo que nos permita reafirmar las excelencias organizativas y la calidad del béisbol de la Confederación del Caribe.

Comentarios

Compartir